La Zona Económica Especial de Puerto Chiapas

Introducción

Con el objetivo de atraer inversión y de generar empleos, se decretaron, el 1º. de junio de 2016, las Zonas Económicas Especiales (ZEE); creadas para funcionar en la región Sur- sureste del país, en Veracruz, Michoacán- Guerrero, Oaxaca, Campeche, Yucatán, Tabasco y Chiapas, ésta última, ubicada en una región con características naturales exuberantes y prolíficas, y con particularidades socio demográficas complejas, por su pobreza, por el importante número de comunidades indígenas y por la región trasfronteriza con Guatemala. Los analistas se han dado a la tarea de estudiar los casos de ZEE, que a nivel internacional han funcionado y los que no. El caso más exitoso ha sido el de China, que para lograr objetivos sólidos, tuvo que realizar una serie de medidas y compromisos de Estado, a corto, mediano y largo plazo. Los ejemplos en Latinoamérica, son irregulares, algunas han tenido que estar sujetas a la competencia asiática, al interés particular de las empresas en un mercado específico, como el caso de la empresa INTEL, como en Costa Rica (Domínguez, Brown, 2018), o como el caso de Panamá que han tenido que ceder recursos y autonomía para obtener resultados. El gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto, por su parte, para captar a los inversionistas ha brindado beneficios fiscales como descuentos de 100% del ISR y de 50% en las cuotas patronales en el IMSS los primeros 10 años. En los cinco años posteriores el ISR será de 50% y las cuotas al IMSS de 25% (Estrada, 2017). En el contexto actual, ya con un gobierno de alternancia electo, los retos son los cómos, de manera que las Zonas Económicas Especiales y en particular la de Puerto Chiapas cumplan con las metas encaminadas hacia la democracia, la sustentabilidad, la economía circular y el respeto a los derechos humanos que son urgentes en México; pero como parte de esta alternancia, la sociedad civil forma parte fundamental de este engranaje y debe construir su participación a partir de la información, la comunicación y el conocimiento de la ciencia, la cultura y el arte. Desde esta perspectiva, los dos cuadernillos que conforman esta publicación están enfocados a estos objetivos.         

Puerto Chiapas y territorio de influencia de las ZEE

Puerto Chiapas, antes Puerto Madero, ubicado sobre la costa del Océano Pacífico, se asienta en la zona sur del Soconusco, es parte del municipio de Tapachula y se encuentra a 32 kilómetros de esta ciudad. El recinto portuario con el que cuenta es el Parque Industrial Puerto Chiapas, cuya superficie es de 37 hectáreas  y un Corredor Logístico Multimodal. Asimismo, institucionalmente, se le considera como uno de los puertos de altura de México, porque recientemente han iniciado actividades de exportación; cuenta con algunos recursos petroleros, se realiza pesca de crustáceos, peces nativos y especies introducidas como tilapia y carpas (Semar, 2018). Sin embargo, tanto especialistas como los habitantes de la región consideran que, Puerto Chiapas no es apta para recibir embarcaciones de alto calado, dado que es una zona de manglar y su profundidad no es apta, de manera que se tendría que dragar el puerto para las embarcaciones y el costo económico y ambiental sería muy alto (Reunión de trabajo Región Transfronteriza México Guatemala, CentroGeo, 20 junio 2018).

             Puerto Chiapas colinda al Norte con Tabasco, al Sur con el Océano Pacífico, al Este con Guatemala, al Oeste con Oaxaca; al Noroeste con Veracruz (Semar, 2018), siendo parte del llamado “Corredor Industrial Interoceánico”. A 43 kilómetros de la frontera con Guatemala en Suchiate, Puerto Chiapas es parte de la Región Transfronteriza México- Guatemala. Varios de los municipios que pertenecen a dicha frontera forman parte de la zona del Soconusco, esto es, al rededor de 100 kilómetros: Suchiate, Frontera Hidalgo, Metapa, Tuxtla Chico, Unión Juárez, Cacahoatán y como se había mencionado, Tapachula, siendo esta última de vital importancia para la región que es llamada “la perla del Soconusco”, por su importancia como centro económico, pues en ella confluyen centros comerciales, financieros, turísticos y de servicios (Programa Nacional de Desarrollo 2018).  Además de contar con el mayor número de unidades económicas manufactureras y pesqueras, en general la zona del Soconusco es propiamente rural y sus actividades económicas son agropecuarias: “Cultivos de café, cacao, soya, caña de azúcar, frijol, mango, sandía, plátano, cítricos, maíz, tabaco; ganado bovino, porcino y lanar. Recolección de palma shate y extracción de madera. Ganadería extensiva” (Conabio, 2018).

Tapachula forma parte de la Región X-Soconusco, región fronteriza donde la agricultura es la principal actividad económica en 8 de cada 10 localidades. El Soconusco es la región con mayor superficie sembrada, número de cultivos, producción y valor de las 15 regiones socioeconómicas que integran el estado de Chiapas. La superficie sembrada en esta región representa el 60% de su extensión total (4,644 km2), donde predominan los cultivos de café cereza (25% de la superficie), pastos (23%), maíz grano (14%) y mango (8%)23. En esta región destaca el papel de Tapachula, ya que abarca el 20% de la superficie y alberga el 50% de la población ocupada y población económicamente activa.

SHCP, 2018.

El Soconusco cuenta con litorales, lagunas, manglares; vegetación exuberante y una vasta variedad de especies de flora y fauna, algunas de ellas en peligro de extinción. Asimismo, la zona de influencia de las ZEE de Puerto Chiapas tiene una orografía montañosa, con selvas semihúmedas y bosques. Forma parte de la Llanura Cosera del Pacífico y de la Sierra Madre de Chiapas, en la región se encuentra el volcán Tacaná (4,030 metros) y los cerros Siete Orejas (2,524 metros) y Ovando (1,980 metros.). Su clima es tropical, la temperatura en los meses fríos es de 27 grados y en los meses cálidos más de 30 grados; es decir el c alor es constante durante todo el año. La Llanura Costera tiene un suelo profundo y salitroso conforme se acerca al mar. La Sierra Madre está constituida en su mayoría por rocas de origen volcánico. Respecto de los cuerpos de agua, se encuentran Panzacola, Estero Hueyate, El Campón, Teculapa, Mar Muerto, Los Cerritos y Chantuto y la laguna intermitente Pampa El Cabildo. Además la región está constituída por los Ríos Suchiate,  Cahuacán, Texcuyuapan, Coatán, Cuilco, Huehuetán, Huixtla, entre otros, (Desarrollo Regional Segob, 2018). La región de influencia de la ZEE de Puerto Chiapas posee la Reserva de la Biosfera de La Encrucijada y la zona sujeta a conservación de El Cabildo.

Las características naturales de la región requieren ser conservadas y cualquier política económica debe contener y priorizar al medioambiente y la biodiversidad del territorio, de manera que las acciones que se realicen en la ZEE sean reguladas y consideradas por el gobierno, la sociedad civil y las instituciones no gubernamentales con la mira hacia la sustentabilidad.

Biodiversidad de la región del SOCONUSCO

Fuente: Conabio, 2018

Vegetación: selva alta perennifolia, selva mediana subcaducifolia, selva baja caducifolia, bosques de pino-encino, de pino, de encino, de liquidambar y mesófilo de montaña, pastizal natural y cultivado, vegetación ribereña, palmar, manglar, popal, tular.

Flora característica: bosque de pinabeto Abies guatemalensis, nuculpat Cupressus lindleii, ciprés común Juniperus gamboana; pinares de Pinus hartwegii, P. montezumae, P. oocarpa, P. pseudostrobus, P. tenuifolia, P. teocote; encinares de chiquinib Quercus acatenangensis, batché Q. brachystachys, chicharro Q. corrugata, Q. crispifolia, cantulán colorado Q. oocarpa, Q. pilicaulis, Q. sapotifolia; coyol Acrocomia mexicana, guaje blanco Albizia caribaea, ganacastillo A. guachapele, canaco Alchornea latifolia, helecho arborescente Alsophila salvinii, lombricero Andira inermis, peine Apeiba tibourbou, madrón Arbutus glandulosa, chichi colorado Aspidosperma megalocarpon, jocotillo Astronium graveolens, guaquemico Beilschmiedia riparia, mujú Brosimum costaricanum, copal Bursera excelsa, mulato B. simaruba, frijolillo Caesalpinia velutina, leche amarilla Calophyllum antillanum, canelo Calycophyllum candidissimum, Capparis cynophallophora, C. flexuosa, cedro Cedrela mexicana, ceiba Ceiba pentandra, pacaya Chamaedorea wendlandiana, memela Clusia salvinii, Coccoloba barbadensis, carnero C. escuintlensis, Cochlospermum vitifolium, coralillo Cojoba arborea, zapotillo Couepia polyandra, matapalo Coussapoa purpusii, manzanilla Crataegus pubescens, coppalchí Croton guatemalensis, palma de escoba Cryosophila nana, Cyathea fulva, C. valdecrenata, cola de pava Cupania glabra, peine Dalbergia funera, granadillo D. granadillo, mano de león Dendropanax arboreus, D. populifolius, zapotillo Dipholis minutiflora, guanacaste Enterolobium cyclocarpum, flor de mayo Erblichia xylocarpa var. mollis, huesito Erythroxylum areolatum, huesito Faramea occidentalis, amate Ficus cotinifolia, amate blanco de monte F. crassiuscula, chileamate F. hemsleyana, palma arbustiva ixtapil Geonoma celeris, Gliricidia sepium, trompillo Guarea trompillo, brasil Haemotoxylum brasiletto, citeíto Hasseltia guatemalensis, Hedyosmum mexicanum, jabilla Hura polyandra, guapinol Hymenaea courbaril, Jatropha curcas, granadillo Lafoensia punicaefolia, totoposte Licania arborea, matabuey Lonchocarpus rugosus, algodoncillo Luehea candida, Matudaea trinervia, Morus sp., patastillo Miconia argentea, baricoco Micropholis mexicana, bálsamo Myroxylon balsamum var. pereirae, aguacatillo Nectandra globosa, palo de aguacate N. sinuata, Ocotea chiapensis, pimientillo O. veraguensis, Perrottetia longistylis, Pithecellobium dulce, espino negro Piptadenia flava, corazón bonito Poeppigia procera, Prosopis juliflora, cerezo Prunus capuli, llorasangre Pterocarpus rohrii, molinillo Quararibea funebris, toronjil Rheedia edulis, palma real Sabal mexicana, tepenaguaste Samanea saman, amatillo Sapium macrocarpum, manaca Scheelea preussii, cuchillal Schizolobium parahybum, tempisque Sideroxylon tempisque, caquito Sloanea terniflora, chapona Stemmadenia donnell-smithii, Stenocereus standleyi, castaño Sterculia apetala, naranjo Swartzia ochnacea, caoba Swietenia humilis, Symplococarpon hartwegii, S. flavifolium, palo blanco Tabebuia donnell-smithii, roble serrano T. palmeri, volador Terminalia amazonia, amate blanco Tetrorchidium rotundatum, estrellita Trophis chorizantha, T. cuspidata, cedrillo Turpinia occidentalis, sacacera Vatairea lundellii, cacao volador Virola guatemalensis, Ziziphus amole. Las epífitas son muy abundantes entre las que se incluyen orquídeas, varias especies de aráceas, bromelias, helechos y musgos.

Litoral: a lo largo de la costa, en los terrenos arenosos se desarrolla una curiosa selva baja decidua, muy densa con muchas especies espinosas y algunas de follaje persistente como limoncillo Achatocarpus nigricans, camarón Alvaradoa amorphoides, copal Bursera excelsa, clavelina Capparis flexuosa y C. indica, papaturro Coccoloba caracasana, carnero C. floribunda, sacramento Jacquinia macorcarpa macrocarpa, zapotillo Maba verae-crucis, huamuchil Pithecellobium dulce y P. recordii, mezquite Prosopis juliflora, crucecita Randia armata, coralillo Rauvolfia hirsuta, caoba Swietenia humilis, mapahuite Trichilia hirta y T. trifolia; en los claros se desarrolla con gran abundancia el chaco Acanthocereus tetragonus.

Vegetación de Manglares: mangle rojo Rhizophora mangle, asociado con madre de sal Avicennia germinans, mangle blanco Laguncularia racemosa, Rhizophora harrisonii y mangle prieto Conocarpus erectus.

Vegetación acuática y subacuática: está representada por Pachira aquatica, Typha spp, Thalia geniculata asociada a Heliconia spp, Calathea spp y las palmas Sabal mexicana y Scheelea preussii.

Vegetación endémica: Endemismo de plantas Alfaroa aff. mexicana, Anthurium ovadense, Ceratozamia matudai, amate blanco Ficus crassiuscula, Quercus ovandensis, Zamia soconuscensis; del palemónido Creaseria morleyi.

Fauna: moluscos Acanthochitona avicula (zona litoral), Chiton albolineatus (bajo rocas), Radsiella muscaria; de peces Anableps dowi, Brachyrhaphis hartwegi, Cichlasoma macracanthum, C. trimaculatum, Gymnotus sp., Lepisosteus tropicus, Poecilia butleri, Poeciliopsis fasciata, Rhamdia guatemalensis, R. parryi; de reptiles como el dragoncillo verde Abronia matudai, la nauyaca verde Bothriechis ornatus, la salamandra Dendrotriton xolocalcae; de aves como el loro de cabeza azul Amazona farinosa, Anas acuta, el buco collarejo Notharchus macrorhynchus, la fragata Fregata magnificens, el pajuil Penelopina nigra, el quetzal Pharomachrus mocinno, el búho serrano Strix fulvescens; de mamíferos como el murciélago Balantiopteryx plicata, el tlacuache Marmosa mexicana, el oso hormiguero arborícola Tamandua mexicana. caimán Crocodylus chiapasi; de aves como el rascador barbiamarillo Atlapetes gutturalis, el periquito serrano Bolborhynchus lineola, la matraca chiapaneca Campylorhynchus chiapensis, la chara de niebla Cyanolyca pumilo, el rascadorcito patilludo Melozone biarcuatum, el rascadorcito orejiblanco M. leucotis. Especies amenazadas: de plantas como el helecho arborescente Alsophila salvinii, la cicadácea Ceratozamia matudai, el ciprés Cupresus benthamii, las orquídeas Brassia verrucosa, Encyclia baculus, E. vitellina, Lemboglossum cordatum, L. rossii, Oncidium bicallosum, O. ornithorrhynchum, Sobralia macrantha, las bromeliáceas Tillandsia argentina, T. lampropoda y T. tricolor; de reptiles como el Crocodylus chiapasi; de aves como Accipiter striatus, el loro de nuca amarilla Amazona auropalliata, el loro de cabeza azul Amazona farinosa, Aratinga holochlora, el momoto gorjiazul Aspatha gularis, el colibrí enano sureño Atthis ellioti, la matraca chiapaneca Campylorhynchus chiapensis, el hocofaisán Crax rubra, Falco peregrinus, el pavón Oreophasis derbianus, la chachalaca ventriblanca Ortalis leucogastra, la cojolita Penelope purpurascens, el pajuil Penelopina nigra, el quetzal Pharomachrus mocinno, el zopilote rey Sarcoramphus papa, el águila ventriblanca Spizaetus melanoleucus, el águila elegante S. ornatus, el águila tirana S. tyrannus, la tangara de alas azules Tangara cabanisi; de mamíferos como el mono araña Ateles geoffroyi, el viejo del monte Eira barbara, el grisón Galictis vittata, el ocelote Leopardus pardalis, la nutria Lutra longicaudis, el jaguar Panthera onca, el puma Puma concolor y el tapir Tapirus bairdii. Aves de manglar y de lagunas amenazadas por pérdida del hábitat y de calidad del agua. Especies indicadoras: Pachira aquatica y macrofitas acuáticas indicadoras de pantanos dulceacuícolas; Rhizophora harrisonii y R. mangle indicadoras de pantanos salobres.

 

Es sabido que Chiapas posee un enorme acervo de tradiciones y grupos étnicos de gran riqueza cultural. En concreto, en el territorio de influencia de Puerto Chiapas se encuentra el pueblo Mam, el más antiguo de la zona costera de la Sierra Madre Occidental, casi toda la población de esta etnia se encuentra en la serranía y el Soconusco; los municipios en los que están asentados es: Acacoyagua, Cacahoatán, Frontera Hidalgo, Tuxtla Chico, Tuzantán, Unión Juárez, Huehuetán, Tapachula y Escuintla.  Todo el territorio de influencia cuenta con una enorme riqueza lingüística.

Hablantes de lenguas indígena en la región de influencia de la ZEE Puerto Chiapas

Aguacateco

9

Cakchiquel

10

Chatino

3

Chinanteco

5

Chol

39

Chontal

2

Chuj

1

Cuicateco

1

Huave

4

Kanjobal

11

Kekchi

31

Lengua Indígena No Especificada

468

Mame

4393

Maya

39

Mazahua

3

Mazateco

3

Mixe

12

Mixteco

14

Mixteco De La Mixteca Baja

1

Motocintleco

5

Náhuatl

77

Otomí

3

Otras Lenguas Indígenas De América

12

Popoloca

1

Quiché

77

Tojolabal

8

Tzeltal

174

Tzotzil

193

Yaqui

1

Zapoteco

448

 

La llamada Border Line, entre México y Guatemala es de 956 km, de éstos, el Estado de Chiapas comparte 654 km; es decir, el 68% del total de kilómetros que la conforman. Las características de la zona transfronteriza en el estado de Chiapas son intrincadas debido a su territorio selvático, el paso de ríos de la región y la escasa presencia de instituciones; lo que la hace vulnerable y compleja. Además de la línea fronteriza terrestre, México y Guatemala comparten una frontera de 12 millas náuticas de mar territorial que delimita el Río Suchiate (Zepeda, González-Izá, León Escribano, 2018). Asimismo, a través de la carretera interestatal 200 el Sureste Mexicano y Centroamérica se comunica con las diversas ciudades del Estado de Chiapas y de la República mexicana.

Información de Puerto Chiapas Semar

El título de concesión vigente otorgado a favor de la Administración Portuaria Integral de Puerto Madero, S.A. de C.V. El título de concesión muestra un área de 589.56 has. de área terrestre y área de agua, la modificación de esta delimitación que se encuentra en trámite, consiste en 696.4086 has. De las cuales comprenden a área de tierra 326.9521 has. y 369.4562 has. de área de agua como se muestra en el siguiente:

Área del Recinto Portuario

 Área de tierra:         326.9521 has.

Área de agua:          369.4562 has.

Total:                        696.4083 has.

Región Marítima:     Pacífico Sur

CLIMA

El estado de Chiapas presenta dos grandes regímenes climáticos: cálido húmedo en zonas bajas, valles y mesetas de altura media; y templado húmedo en sierras altas y mesetas montañosas, principalmente en la Sierra Madre y el macizo montañoso de los Altos de Chiapas:

  1. Elementos y Factores Climatológicos: En la franja costera predomina el clima tropical lluvioso con lluvia monzónica de verano.

  2. Regímenes Climáticos: se considera un régimen térmico tipo "A"

subgrupo 2, bosque de lluvia monzónica con fuertes precipitaciones en verano y otoño.

Precipitaciones.

 Las precipitaciones fluviales se definen durante los meses de Mayo a Octubre en

coincidencia con la época de perturbaciones tropicales.

Temperatura.

 Las temperaturas varían según la época del año siendo la máxima 35º C. y la mínima 22º C.

Viento

 El viento predominante es del NW con intensidades variables de 5 a 10 Nudos.

Presión

 En esta área existe poca variación de presión salvo la formación de centros de baja presión en alta mar que poca o raras veces afectan a esta parte del continente.

Humedad

 La humedad del aire es debida a la cantidad de agua que contiene el mismo. Siendo los vientos los que se encargan de transportar el vapor de agua de las zonas marítimas a las terrestres; al no existir movimientos fuertes de éstos en tiempo de secas, la humedad es baja aumentando en épocas de lluvias.

Nubosidad

 La nubosidad es primordialmente de cúmulos.

Condiciones de luz

 Los períodos de luz en la región varían dependiendo de la estación del año, para el caso de la primavera se tiene un período de luz de aproximadamente 14 horas. En el verano, el período de luz se reduce a 13.5 horas. Durante los meses de Septiembre a Diciembre, se tiene el mínimo período de luz que es de 12 horas y durante el invierno el período de luz se incrementa a 13 horas.

Temporales

 Siendo el área marítima donde se gestan las perturbaciones tropicales, en esta área rara vez alcanzan la intensidad de un ciclón que afecte al continente.

Puerto Chiapas y la región de influencia de la ZEE, es uno de los territorios con menor desarrollo humano. Según los datos del gobierno del Estado de Chiapas; en términos de población, la región del Soconusco es habitada por 710 mil 716 personas, de ellas 49% son hombres y 51% son mujeres, Además, 56% de la población se asienta en localidades consideradas urbanas y el 44% en rurales.; la región tiene un alto grado de marginación y pobreza, aunado a esto se suma la complejidad de problemáticas como: migración, violencia y narcotráfico. Respecto de la educación, en la región existe un importante número de personas mayores a 15 años que son analfabetas. El ingreso económico promedio per capita mensual es de 1,783 pesos, mientras que el ingreso por hogar asciende a 5,935 pesos al mes (Programa Regional, 2013-2018).

MUNICIPIOS

DECRETO ZEE

MUNICIPIOS

PRIMER CONTORNO (9)

MUNICIPIOS

SEGUNDO CONTORNO (12)

Frontera Hidalgo

Frontera Hidalgo

Frontera Hidalgo

Huehuetán

Huehuetán

Huehuetán

Mazatán

Mazatán

Mazatán

Metapa

Metapa

Metapa

Suchiate

Suchiate

Suchiate

Tapachula

Tapachula

Tapachula

Tuxtla Chico

Tuxtla Chico

Tuxtla Chico

 

Cacahoatán

Cacahoatán

 

Unión Juárez

Unión Juárez

 

 

Huixtla

 

 

Tuzantán

 

 

Villa Comaltitlán

Las cifras de rezago de Puerto Chiapas y la región de influencia del perímetro de las ZEE están muy por debajo de lo óptimo, según la información del Gobierno de Chiapas, el rezago educativo afecta a 170 mil 728 personas; 148 mil personas tienen carencia de alimentación, 194 mil 480 personas viven con carencia de espacios y vivienda digna, 447 mil 640 personas carecen de seguridad social y 213 mil 290 personas se encuentran sin acceso a servicios de salud (Programa Regional de Desarrollo, 2013-2018).  Como se aprecia, es evidente la necesidad de desarrollo que la zona requiere; fue por ello que se decidió instaurar la ZEE en dicha región; sin embargo, para que sea exitosa, las variantes se deben atender previamente: ordenamiento del territorio, mediombiente, sociedad, economía, considerando experiencias anteriores como el caso de las maquiladoras en el norte del país para que se evite que se agudicen o se creen otro tipo de problemáticas sociales, urbanas y medioambientales. Asimismo, es preciso frenar situaciones actuales de delincuencia y violencia desatados en los últimos sexenios.

Las ZEE  y su establecimiento en México

En el mundo se han establecido zonas para generar desarrollo y riqueza en lugares de pobreza extrema desde hace más de 50 años, se les ha dado diferentes nombres a lo largo de su historia; en México, por ejemplo, el establecimiento de maquiladoras en la frontera norte del país fue un intento de aumentar el desarrollo de la región; si bien es cierto que, en términos de exportación ha tenido resultados, no se realizaron sinergias con empresas locales (Domínguez, Brown, 2018), lo que no benefició a la comunidad y en términos sociales,  urbanos y de estado de derecho se generaron problemáticas particulares que han resultado complicadas de erradicar: delincuencia, falta de garantías a los trabajadores, prostitución, contrabando, narcotráfico etcétera.

            Como tal, la primera ZEE fue instaurada en Irlanda, en el aeropuerto de Dublín. Para mediados de los años ochenta ya estaban establecidas al rededor de 176 ZEE  en 47 países, para 2006 se incrementaron a tres mil quinientos y están en la actualidad asentadas en 130 países entre ellos: en Asia, Vietnam, Myanmar, Laos, India y Sri Lanka. En África: Mozambique y Nigeria. Su éxito ha sido irregular, algunas han quedado como “elefantes blancos” y otras como el caso de las establecidas en China: Zihuai, Beijing, Xiamen, Hong Kong, Hainan, Shantou y Shentzhen, han rendido importantes resultados, tal es el caso de ésta última que aporta el 15% de las exportaciones de este país asiático. Actualmente Corea del Sur  está construyendo ocho ZEE.  En Centroamérica se han establecido en República Dominicana  donde existen 51 zonas, en Nicaragua 35, en Guatemala y Honduras 24 respectivamente y en Panamá 14 (Bracamonte, 2018). Respecto de éstas ZEE Latinoamericanas el economista Agustín Romero expresa:

El salario promedio dichas zonas es de 1,080 dólares (EU) muy por debajo de los salarios que se pagan en los países europeos, Canadá o Estados Unidos. En el caso de Costa Rica y Dominicana las ZEE representan el 47% y el 57% de las exportaciones respectivamente, lo que muestra la localización corporativa con detrimento a la formación de cadenas productivas que favorezcan el mercado y el empleo nacional. Ello se muestra en que el promedio de aporte de las ZEE de América Latina al PIB regional es tan sólo del 5.8%, destacando el caso de Nicaragua con el 12% como aportación al PIB.

Regeneración, 2018.

En México, el gobierno de Enrique Peña Nieto  envió al Congreso de la Unión la iniciativa para crear la Ley de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), el 29 de septiembre de 2015, fue aprobada por ambas Cámaras y publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 1° de junio de 2016: “El Ejecutivo ha decretado la creación de siete ZEE en ocho estados del país: Puerto Chiapas, Chiapas; Lázaro Cárdenas-La Unión, que comparten Michoacán y Guerrero; Coatzacoalcos, Veracruz; Salina Cruz, Oaxaca; Progreso, Yucatán; Dos Bocas, Tabasco y Seybaplaya, Campeche” (T21, 25 mayo 2018). De este modo se instauraron las ZEE en las regiones del sur y sureste del país donde se encuentra el 15% de la población y cuyo PIB es del 7%, hasta el momento Coatzacoalcos, Salina Cruz, Lázaro Cárdenas y Puerto Chiapas han sido decretadas. Las vocaciones económicas para cada ZEE se determinaron según la oportunidad de negocios y actividades que puedan resultar atractivas a la inversión, algunas de las empresas consideradas para establecerse en el sureste mexicano son: el grupo Walmart, Arcelor Mittal, Waterside Energy, Braskem-Idesa, Enagas, Pacific LNG, Southwestern Energy, Tag Pipelines, Bachoco, Nestle, Maeller Maersk, Neumann, el flujo de inversión es de más de seis mil 260 millones de dólares (Alemán, 2018).

Ley Federal de Zonas Económicas Especiales. Examen de Contenidos realizado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública.

Disposiciones Generales y Determinación de las ZEE.

Objeto.- Regular la planeación, el establecimiento y la operación de las ZEE para impulsar el crecimiento económico sostenible, reducir la pobreza, permitir la provisión de servicios básicos y expanda las oportunidades para una vida saludable y productiva en las regiones del país que tengan mayores rezagos en desarrollo social, a través del fomento de la inversión la productividad, la competitividad, el empleo y una mejor distribución del ingreso entre la población.

Incentivos.-  Los  inversionistas  recibirán  beneficios  fiscales,  aduanales  y  financieros,  así  como  facilidades administrativas e infraestructura competitiva y serán entregados con el fin de fomentar la generación de empleos permanentes, el ascenso industrial, el crecimiento de la productividad del trabajo e inversiones que impulsen en desarrollo económico de la zona y su Área de Influencia.

Permisos de Construcción.- La construcción, desarrollo, administración y mantenimiento de ZEE se realizará por el sector privado o, en su caso por el sector público, en bienes inmuebles de propiedad privada o en inmuebles de dominio público de la Federación.

Procedimiento para establecer ZEE.- Deberán ubicarse en las entidades federativas que, a la fecha de la emisión del Dictamen, se encuentren entre las diez entidades federativas con mayor incidencia de pobreza extrema (según CONEVAL), y en áreas geográficas que representen una ubicación estratégica para el desarrollo de la actividad productiva, previendo la instalación de sectores productivos con las ventajas comparativas y vocación productiva presente o potencial de la zona.

Declaratoria de la zona.- Será emitida por el Titular del Ejecutivo Federal y contendrá la delimitación geográfica precisa de la ZEE y  de su Área de Influencia, los motivos que justifican la declaratoria y las facilidades administrativas e incentivos fiscales, aduaneros y económicos que se otorgarán exclusivamente en la zona. A su vez, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, elaborará el dictamen correspondiente.

Dictamen y Convenio de Coordinación.- El dictamen contendrá una Carta de Intención suscrita con los titulares de los gobiernos de las entidades federativas y de los municipios en donde se pretenda establecer la ZEE, el cual deberá ser aprobado por la Comisión Intersecretarial y sometido a consideración del Titular del Ejecutivo Federal el proyecto de decreto de declaratoria de la ZEE. Emitido el decreto, el Ejecutivo Federal suscribirá el Convenio de Coordinación con los titulares de las entidades federativas y de los municipios en donde se ubicará y deberá contar con la aprobación del Poder Legislativo local y los Ayuntamientos.

Programa de desarrollo.- La SHCP será la encargada de su elaboración, en coordinación con las dependencias y  entidades  paraestatales  correspondientes,  así  como  con  la  participación  de  los  gobiernos  estatales  y municipales correspondientes y lo someterá a la aprobación de la Comisión Intersecretarial, así como a la opinión de los sectores social y privado.

Evaluación del Programa de desarrollo.- Será revisado cada cinco años y, en su caso, se realizarán los ajustes que correspondan. El CONEVAL evaluará las acciones del Programa de Desarrollo que estén relacionadas con las materias de su competencia y formulará las recomendaciones pertinentes.

Contenidos  del  Plan  de  Desarrollo.-  1)  fortalecimiento  del  capital  humano  a  través  de  la  educación, capacitación y adiestramiento a nivel local, para la incorporación de trabajadores en los sectores industriales y de innovación en la ZEE y su Área de Influencia; 2) el fortalecimiento de la seguridad pública en la ZEE; 3) la innovación y desarrollo científico y tecnológico; transferencia tecnológica y aprovechamiento de las tecnologías de la información y comunicación; 3) el apoyo al financiamiento; 4) la  provisión de servicios de soporte para inversionistas;  4)  Promoción  del  encadenamiento  productivo  de  PYMES  y  fomento  a  la  creación  y fortalecimiento de incubadoras; 5) fomento al desarrollo económico, social y urbano del Área de Influencia aplicando  programas  de vinculación con empresas y  trabajadores  locales  con el  objeto  de  promover  el desarrollo humano y sustentable de las comunidades o localidades en las que se ubique la  ZEE y su Área de Influencia; 6) en su caso, administración portuaria integral, y; 7) la sustentabilidad, protección y preservación del medio ambiente.

Contexto institucional de las ZEE de Puerto Chiapas

Desde la perspectiva del gobierno de Enrique Peña Nieto, las Zonas Económicas Especiales son un esfuerzo sin precedentes: “Con el esfuerzo y el compromiso de todos los que han hecho realidad esta iniciativa, confío en que cambiaremos el modelo de desarrollo regional y sentaremos las bases de un nuevo perfil industrial para el siglo XXI en esta región de nuestro país” (El Orbe, 29 septiembre 2017). La premisa de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales es la siguiente:

“Impulsar el crecimiento económico sustentable que reduzca la pobreza, permita la provisión de servicios básicos y expanda las oportunidades saludables y productivas en las regiones del país, que tengan mayores rezago social, a través, del fomento de la inversión, la productividad, la competitividad, el empleo y una mejor distribución del ingreso entre la población (Art. 1).


    En el artículo 10, fracción 1 de la Ley  Federal de Zonas Económicas Especiales dice a la letra: “Promover el desarrollo integral de las personas y comunidades ubicadas en el área de influencia según en el Programa de Desarrollo”, “Procurar que los programas sociales que fomenten actividades productivas sean consistentes con las actividades económicas de la Zona y Área de Influencia”, “Fomentar la inclusión de los habitantes de las comunidades ubicadas en el Área de influencia, en las actividades económicas productivas que se realicen en la Zona o que sean complementarias a estas, según lo previsto en el Programa de desarrollo”, (CESOP, 2016). Respecto de la ZEE Puerto Chiapas la vocación económica establecida es en las siguientes áreas: Agroindustria, Pulpa y papel, Autopartes y Electrónico y eléctrico.

Fragmentos del Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación

El día 3 de septiembre de 2017

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.­ Presidencia de la República.

ENRIQUE PEÑA NIETO, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 89, fracción I de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con fundamento en los artículos 6, 7, fracción II, 8 y 13 de la Ley

Federal de Zonas Económicas Especiales, y 27 y 31 a 41 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, y

CONSIDERANDO

Que en términos de los artículos 25 y 26, apartado A de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al Estado le corresponde la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que éste sea integral y sustentable y que permita el pleno ejercicio de la libertad y la dignidad de los individuos, grupos y clases sociales, mediante la competitividad, el fomento del crecimiento económico, el empleo, así como una justa distribución del ingreso y la riqueza. Asimismo, debe alentar la actividad económica de los particulares para que contribuya al desarrollo nacional y sustentable, que incluya vertientes sectoriales y regionales, implementando una política industrial sustentable, que incluya vertientes sectoriales y regionales;

Que la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales tiene por objeto en el marco de la planeación nacional de desarrollo, regular la planeación, el establecimiento y la operación de Zonas Económicas Especiales para impulsar el crecimiento económico sostenible que, entre otros fines, reduzca la pobreza, permita la provisión de servicios básicos y expanda las oportunidades para vidas saludables y productivas, en las regiones del país que tengan mayores rezagos en desarrollo social, a través del fomento de la inversión, la productividad, la competitividad, el empleo y una mejor distribución del ingreso entre la población. Dichas Zonas serán consideradas áreas prioritarias del desarrollo nacional y el Estado promoverá las condiciones e incentivos para impulsar el desarrollo económico y social de las regiones donde se ubiquen;

Que de acuerdo a dicha Ley, corresponde al Titular del Ejecutivo Federal, previo dictamen favorable de la Comisión Intersecretarial de Zonas Económicas Especiales, emitir la declaratoria de la Zona a través del decreto correspondiente;

Que el 22 de junio de 2017 la Comisión Intersecretarial de Zonas Económicas Especiales aprobó el Dictamen que determina la viabilidad del establecimiento y operación de la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas, ubicada en el municipio de Tapachula, en el Estado de Chiapas;

Que el municipio de Tapachula se ubica en una de las diez entidades federativas con mayor incidencia de pobreza extrema de acuerdo con la información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, y además sus áreas geográficas destacan su potencial de desarrollo debido a su ubicación estratégica para la realización de actividades económicas de mayor productividad;

Que el municipio de Tapachula cuenta con una población de 348,156 habitantes, conforme a los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística y Geografía correspondientes a 2015, y es considerado el centro hegemónico de las actividades económicas y servicios de la región.

DECRETO

(Fragmento)

Capítulo I Disposiciones Generales

ARTÍCULO PRIMERO.­ El presente Decreto tiene por objeto declarar la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas y delimitar el polígono territorial donde podrán establecerse sus secciones; delimitar su Área de Influencia; establecer los beneficios e incentivos fiscales y régimen aduanero aplicables exclusivamente en dicha Zona, así como prever las demás disposiciones a que se refieren los artículos 8 de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales y 55 de su Reglamento.

ARTÍCULO SEGUNDO.­ Las definiciones previstas en los artículos 3 de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales y 4 de su Reglamento serán aplicables al presente Decreto.

Capítulo II Delimitación de la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas

ARTÍCULO TERCERO.­ Se declara la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas, integrada por la sección a que se refiere el artículo Cuarto de este Decreto y las secciones que, en su caso, sean objeto de Permisos dentro del polígono localizado en el municipio de Tapachula, del Estado de Chiapas, con una superficie de 8,611­55 hectáreas (ocho mil seiscientas once hectáreas, cincuenta y cinco áreas) de acuerdo con el mapa de ubicación y la descripción limítrofe que a continuación se señalan.

Polígono Zona Económica Especial de Puerto Chiapas

(Superficie 8,611­55 hectáreas)

Los estímulos fiscales son parte del atractivo para los inversionistas en las ZEE, en el caso de Puerto Chiapas estos son los que se establecieron:

  • Disminución del Impuesto Sobre la Renta (ISR) 100% los primeros 10 años y 50% los siguientes cinco. Se deberá mantener el mismo número de trabajadores asegurados en cada ejercicio fiscal.

  • Independientemente de que la empresa esté en suspensión de actividades, el plazo de reducción de Impuesto Sobre la Renta se mantendrá. La disminución aplica también a los pagos provisionales.

  • Las deducciones que correspondan a los ingresos de la ZEE  se aplicarán siempre que estén directamente relacionadas con la actividad por la que se otorgue la autorización.

  • Se considera enajenación de bienes de activo fijo las extracciones de dichos bienes de la ZEE.

  • Se puede acreditar el Impuesto Sobre la Renta pagado en el extranjero, pero reducido en el porcentaje aplicable al ejercicio.

  • Al ISR por dividendos (10%) no se aplica la reducción.

  • Deducción del 25% del gasto erogado por capacitación a los trabajadores de la ZEE. Será aplicable contra los ingresos acumulables generados en la zona, del ejercicio en que se realiza el gasto.

  • Los beneficios serán aplicables toda vez que sean los trabajadores inscritos al IMSS, que las cuotas estén al corriente corriente de sus obligaciones fiscales.

  • Se brinda un crédito fiscal durante los primeros 10 años contra el ISR del 50% de las aportaciones patronales pagadas por el contribuyente del seguro de enfermedades y maternidad. Pen los siguientes cinco años será del 25%. La empresa puede solicitar la compensación o devolución cuando el crédito sea mayor al ISR.

Kreston BSG.

Respecto del régimen aduanero:

  • Sólo se podrán destinar mercancías al régimen aduanero de la ZEE en los conjuntos industriales de la sección de la zona en la que se encuentren ubicados. Podrán permanecer en la zona por 60 meses, salvo maquinaria, equipo, herramientas y refacciones y activos fijos para la administración, control de contaminación e investigación y desarrollo, los cuales podrán permanecer por todo el tiempo que esté vigente.

  • El régimen aduanero consiste en que pueden introducir mercancías nacionales o extranjeras por tiempo limitado a la ZEE sin pagar impuestos al comercio exterior, excepto cuando se tengan faltantes de mercancías en los inventarios que no sean mermas o desperdicios que sean destruidos.

  • Las mercancías no estarán sujetas al cumplimiento de regulaciones y restricciones no arancelarias y normas oficiales mexicanas

  • Las mercancías nacionales o nacionalizadas que entren a la ZEE se considerarán definitivamente exportadas.

  • Las mercancías sujetas al régimen aduanero de la zona económica especial podrán ser transferidas a otros inversionistas de la misma zona o de zonas distintas.

Kreston BSG.

Interrogantes y retos

La instauración de las ZEE en el contexto político y económico actual es un tema que tiene que ser cuidadosamente analizado, de tal manera que su puesta en marcha y seguimiento permita resultados más allá del discurso y las buenas intenciones. Las interrogantes son muchas, en principio están:

  • ¿Bajo qué modelo se quiere hacer funcionar las ZEE en México?

  • ¿Cuenta México con el marco jurídico suficiente para regular, controlar y evitar daños socioambientales derivados de la instauración de las ZEE?

  •  ¿Las leyes económicas de México son suficientes para garantizar que las ZEE en nuestro país sean exitosas?

  • ¿Cómo meter en orden o hacer que respete la ley un inversionista al que se le atrajo otorgándole todo tipo de facilidades?

Toda nación debe centrar sus esfuerzos de desarrollo bajo los conceptos de sustentabilidad que demanda la actual situación del planeta; asimismo, debe encaminar los pasos necesarios a las estrategias de: cero extracción –  mayor reutilización – cero desechos, entre otras metas y estrategias que acerquen a México a una sociedad equitativa, tolerante y de vanguardia. Sin embargo, lo más importante en todos estos aspectos es que el Estado, sea una institución vigorosa, seria, que se comprometa con tales objetivos, que haga valer las leyes; que erradique la corrupción y se priorice al país, a sus recursos humanos y naturales. Que se tenga voluntad política, con visión para negociar y para reencauzar las acciones de las ZEE; también para realizar las medidas y para establecer los candados necesarios para evitar fugas de capitales, asimismo, para velar por que se cumpla con las disposiciones y compromisos indispensables para convivir con el medioambiente y que, desde las políticas públicas, se resguarde a la Nación y a sus habitantes.

Ahora bien, siguiendo con el orden de ideas hacia un escenario de éxito para las ZEE en nuestro país se abre otro abanico de preguntas:

  • ¿México está preparado para tomar las medidas de Estado mencionadas?

  •  ¿Será posible hacer un híbrido entre lo que son las ciudades creativas y las ZEE?

  • ¿Es factible que las regiones y las zonas de influencia de las ZEE se conviertan en territorio santuario?

Desde luego, la posibilidad de que las políticas públicas necesarias se establezcan tiene que ver con el gobierno entrante; desde una perspectiva positiva, sí es probable, toda vez que los organismos gubernamentales, no gubernamentales y sociedad civil se organicen y se tenga la conciencia de realizar un plan  a corto, mediano y largo plazo para tales efectos. Luego entonces, la participación de las instituciones y grupos socioambientales es prioritaria para dirigir todos los esfuerzos a que se establezcan los criterios hacia la sustentabilidad, la integración de las comunidades, la seguridad y demás. Más aún, aprovechar la infraestructura de las ZEE, que ese polígono y su zona de influencia se conviertan en un binomio virtuoso en: Territorio Santuario, y en Ciudad creativa, (en este caso, una Zona creativa), con tolerancia, utilizando el talento y potencial de sus habitantes para innovar en la ciencia, la tecnología, las artes y la cultura, tal como la UNESCO plantea en su concepto: “reforzar las capacidades a nivel local, hacer de la creatividad un elemento esencial del desarrollo económico y social, promover la diversidad de los productos culturales en el mercado nacional e internacional y consolidar su valor cultural”. Otras consideraciones importantes son:

  • ¿Es posible, desde ahora, preparar a las comunidades de influencia para aprovechar el establecimiento de las ZEE hacia los objetivos mencionados, de territorio santuario y ciudad creativa?

  • ¿Qué formas de integración de los habitantes de la zona de influencia de Puerto Chiapas pueden ser implementadas para coadyuvar a su calidad de vida y apostar por la conservación y desarrollo sustentable de la región?

La organización civil es uno de los componentes fundamentales que en el actual contexto de transición se debe integrar a la ecuación de las ZEE y de la región de influencia. El trabajo con la comunidad y las localidades son prioritarias para que no sólo se creen empleos de baja calidad y poca generación de riqueza; un ejemplo es  Wall-Mart cuyas políticas laborales han sido cuestionadas en los territorios donde se ha establecido esta cadena de supermercados. Una de las situaciones más criticadas respecto de las ZEE es que, las empresas que establecen sus plantas industriales brindan empleos con sueldos bajos y los puestos de mayor nivel, son ocupados por personal extranjero. El economista de la Universidad Nacional Autónoma de México, Agustín Ávila Romero expresa al respecto: “En una de las ZEE más importantes de Uruguay, los trabajadores ganan tres veces menos que los procedentes de las naciones de origen de la inversión extranjera. En Brasil los habitantes de Manaos –una zona construida por el régimen cívico-militar- tienen el índice de desarrollo humano más bajo de las ciudades más pobladas de ese país. Pero el modelo se expande y continua”.

Generar ciudadanía, una sociedad civil fuerte, informada y con conocimientos respecto de sus derechos, formas de organización, de producción autónoma etcétera, permitirán que los habitantes de las localidades se vean beneficiados con el establecimiento de las ZEE. La implementación de foros y grupos de trabajo con la sociedad permitirá escuchar la voz de los pobladores de la región, sus necesidades y aspiraciones para que de esas inquietudes puedan nacer ideas que desemboquen en empresas comunitarias que eleven su nivel de vida; que incorporen los conceptos de responsabilidad social, solidaridad económica, conservación natural y cultural. Asimismo, que la comunidad académica, científica, artística y cultural, pongan al servicio de las localidades las diversas herramientas con las que se genera conocimiento para compartir la sabiduría de la gente de la región y crear en conjunto proyectos económicamente viables que vayan de la mano con la conservación del medioambiente: reciclaje, manejo de residuos, agroecología y tratamiento de aguas residuales.

Sin duda, el éxito o fracaso de las ZEE, ya han sido implementadas en diversos lugares del orbe; deben tener características muy puntuales en nuestro país para su buen funcionamiento a futuro y dependerá absolutamente de la planeación y manejo  sustentable que se haga en ellas. “Entidades federativas donde se planean las Zonas Económicas Especiales como Puebla, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán también poseen lo que la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) ha denominado como las montañas más importantes del país; se trata principalmente de enormes fuentes de agua dulce, que son la base de diversos socio-ecosistemas y que proporcionan abasto de agua potable a miles de localidades rurales y ciudades” (Regeneración, 14 de abril 2018). Los temas medioambiental, económico, social y político del establecimiento de las ZEE son complejos y requieren de una visión interdisciplinaria del gobierno electo el pasado 1º. de julio de 2018.

Acciones para un buen desempeño

Las economistas de la Universidad Autónoma de México, Lilia Domínguez Villalobos y Flor Brown Growssman en el artículo Las Zonas Económicas Especiales: los retos para México, hacen una recopilación de las acciones que realizó el gobierno de China para el éxito de sus ZEE. A continuación se resumen algunas de ellas:

  • Compromiso y voluntad política por parte del Estado para realizar reformas a corto, largo y mediano plazo.

  • Inver­siones directas del gobierno, especialmente en infraestructura (carreteras, agua, electricidad, gas, alcantarillado, teléfono y puertos) y en diversos ser­vicios empresariales (contabilidad, planificación legal, comercial, merca­deo, asistencia en importación y exportación, capacitación de habilidades y consultoría de administración).

  • Incentivos a la producción local para abastecer con insumos a las empresas de las ZEE que consistían en créditos fiscales y menores impuestos por los insumos importados.

  • Crear desde el gobierno central un entorno legal y de políticas conducentes

al desarrollo de las ZEE, los gobiernos locales enfocaron su acción en crear el clima de negocios apropiado no sólo centrado en los sistemas regulatorios, sino en la dotación de una buena infraestructura, lo que requirió grandes inversiones en las etapas iniciales.

  • Brindar igualdad de condiciones para las empresas tanto extranjeras como nacionales.

  • Diseño de políticas para atraer a la mano de obra calificada, incluyendo a quienes habían estudiado en el extranjero, mediante fondos para vivienda, la investigación y la educación de sus hijos, entre otros.

  • Plantear una política de innovación gubernamental que fondee Centros de Investigación y Desarrollo

  • Observación y cuidado para que las empresas extranjeras interactúen con las locales. Lo ante­rior explica que las ZEE tengan un conjunto de resultados indirectos: efec­tos de difusión del conocimiento y transferencia de tecnología, así como de derrama económica hacia las empresas locales, así como los empleos indirec­tos logrados gracias a los encadenamientos.

  • Ubicación inteligente de las ZEE, cercanas a países de mayor industrialización para establecer sinergias.

  • Establecer condiciones a las empresas foráneas, como aceptar inversiones conjuntas y formar provee­dores dentro del territorio chino con empresas locales.

Exponer los lineamientos que han llevado al éxito a las ZEE del país Asiático, tiene el fin de ratificar que las ZEE en nuestro país sólo alcanzarán los resultados deseados, siempre y cuando el gobierno mexicano se comprometa a realizar una transformación de fondo; que planee estrategias y políticas públicas  definiendo tiempos, estableciendo metas claras, incluyendo a la comunidad, conservando la biodiversidad y cuidando su soberanía.